En episodios anteriores he confesao lo mucho que me influyó la lectura de El futuro de los intelectuales y el ascenso de la nueva clase de Alvin W. Gouldner, ensayo de 1979 que he leído en más de 1 ocasión por parecerme marco de referencia, tesis, conjeturas, argumentos y perspectiva histórica sobre el papel de los intelectuales en la lucha de clases internacional de la era moderna, como reza su subtítulo. Aunque fue apenas en 2011 cuando puedo decir que empecé a entenderlo en toda su dimensión, y dicho con todas las reservas, a manejarlo o manejarme con sus enseñanzas. La tesis de Gouldner es que los que se manejan con letras y números, también programadores informáticos, ciencia o conocimiento aún incipiente cuando se escribió el ensayo que comento, pero sobre to abogaos, contables, en general cualquiera que viva del intelecto, aunque no tanto literatos o poetas, serán la nueva clase dominante, y la crítica su arma arrojadiza. Pasa que en algunos sitios donde gobierna la ignorancia, severamente sometidos por #censorship & #inquisition, hasta lo que imponen desde otros países cuyas leyes principales lo prohíben en sus propios territorios, tardará más en llegar >>>